Aunque en el corto y mediano plazo no hay riesgo de que se pierdan plazas laborales por la llegada de la industria 4.0, sí es preciso que los trabajadores continúen capacitándose para conservar su empleo, indicó Juan Pablo Torres Barrera, presidente de Industriales Potosinos A.C. (IPAC).

El líder empresarial manifestó que la industria 4.0 es un tema que se escuchará cada vez más en las empresas de todos los tamaños, pues las empresas empezarán a migrar hacia procesos más digitalizados, robotizados o automatizados para eficientar recursos.

Mencionó que actualmente el sector automotriz encabeza la lista en cuanto a industria 4.0, prueba de ello es la planta de BMW en San Luis Potosí, que es la que cuenta con mayor tecnología entre todas las de la armadora alemana, sin embargo también han incursionado empresas de manufactura, del sector metalmecánico y agroindustrial.

Torres Barrera reiteró que las empresas comenzarán a migrar hacia la automatización, sin embargo explicó que antes de ello es necesario que se estabilice la oferta y la demanda laboral en San Luis Potosí, “esperamos llegar a ese equilibrio el año que entra porque sigue un déficit de 6 mil plazas en la Zona Industrial, entonces ya se pasaría a implementar la industria 4.0 en las empresas”.

Aunado a ello, indicó que la implementación de la industria 4.0 lleva tiempo, por lo que dijo considerar que en el corto y mediano plazo no hay riesgo de pérdida de plazas laborales para las personas.

Pese a ello, llamó a los trabajadores a mantenerse en una capacitación y especialización constante, ya que esto cobrará mayor valía en su curriculum cuando entre la industria 4.0 en sus empresas.

Lo anterior porque señaló, los puestos que no tengan especialización o que no requieran de preparación técnica serían los primeros que pudieran ser reemplazados en las empresas, como el caso de los operarios que pueden ser sustituidos por procesos automatizados.